¡ENTÉRATE DE TODAS LAS OPORTUNIDADES DE NEGOCIO!
Email:
Provincia:

Acepto las condiciones y política de privacidad
boletin novedades

Técnicas para ligar que puedes usar para conseguir clientes

31 de Enero de 2014.

Vender suele ser un ejercicio de seducción, o puede que seducir se asemeje a una venta. En cualquier caso, hay muchos puntos en común entre las técnicas para ligar y los métodos de venta. Te he preparado una lista con 10 recomendaciones que me parecen acertadas, estés buscando a la pareja ideal o queriendo vender tu producto.

1º- Cuida la primera impresión

¿Irías a una primera cita con ropa arrugada, sin peinar, sin afeitar o sin maquillar (según si eres mujer u hombre)? Quizás sí, pero en este caso estarías disminuyendo significativamente tus posibilidades. La primera impresión tiene mucho peso en la percepción que tienen las personas de nosotros. Si quieres ligar o si quieres vender, cuida tu aspecto, tus maneras y adáptate a las circunstancias.

2º- No hables de ti, interésate por la otra persona

En una primera cita, quien tengas en frente no quiere escuchar como cuentes tu vida con pelos y señales. Mostrará mucho más interés si le haces preguntas. Si buscas una venta, antes de contar cuan fabuloso es tu producto u servicio, tienes que entender muy bien cuales son las necesidades de tu cliente potencial, y eso solo lo podrás lograr si demuestras un verdadero interés por sus problemáticas.

3º- Demuestra seguridad

La inseguridad asusta, tanto en las relaciones románticas como en las comerciales. Si no demuestras seguridad en ti mismo, ¿Cómo crees que tu cliente potencial tenga confianza en lo que le estés vendiendo?

4º- Entrénate con l@s fe@s

Salvo que seas unas de esas personas con carisma natural y habilidades de relaciones humanas innatas, tendrás que entrenar para mejorar tus resultados. A los que aprenden a ligar se les suele aconsejar que vayan practicando con alguien que no les interesa demasiado. Con las empresas ocurre lo mismo, lo mejor es que busques clientes potenciales no estratégicos para hacer tus primeras armas. Vete a la provincia de al lado, o a un segmento menor para tu estrategia. Si fallas no te afectará demasiado.

5º- No enseñes todo desde el principio

Trata de conservar algo de misterio. Si la persona que tienes enfrente de ti piensa que ya lo sabe todo de ti, es muy probable que su interés baje en picado. En una relación comercial, también es aconsejable que no detalles todo lo que puedes hacer por el cliente, pero dejándole entrever que puedes hacer mucho más de lo que habéis hablado.

6º- No te precipites, busca la fuente

Recuerdo como me decía un amigo hace años: Si ves a una chica muy guapa, no te precipites a intentar ligar con ella. Primero intenta averiguar de donde viene. Igual está en una academia de modelos, o de baile, etc. La idea era buscar una posible fuente, para tener más oportunidades si ligar con ella fallaba. Se puede aplicar totalmente para los clientes. Cuando hables con un prospecto, procura averiguar si pertenece a alguna asociación, o algún sector en particular, y así podrás tener más intentos con empresas similares.

7º- Haz propuestas que no se pueden rechazar

Ve poco a poco. En una primera cita, si después de las presentaciones propones ir a un hotel, lo más seguro es que la persona se levante ofuscada y se marche. Pero después de un café, puedes invitar a una cena, de la cena pasas a las copas, y así puede que la cosa vaya a más. Con un cliente el principio es el mismo. No intentes sacar la artillería pesada a las primeras de cambio. Puedes proponer una muestra, un servicio económico, otra reunión con más información… Acostumbra a tu interlocutor a decir sí naturalmente a propuestas gradualmente más comprometidas.

8º- Paciencia y constancia

Como ya se intuía del párrafo anterior, para lograr tu objetivo necesitarás ser paciente y constante. Cada cita es diferente. Con una persona las cosas pueden ir muy deprisa, y con otra puede que hagan falta muchos más encuentros y conversaciones para llegar a alguna parte. Pasa lo mismo con los clientes. Y tus mejores armas será la paciencia (que te permitirá no presionar nunca) y la constancia (para no abandonar hasta recibir un no por respuesta).

9º- No pongas todos los huevos en la misma cesta

Aunque suene feo y poco ético, cuando se trata de ligar al principio no tienes porque jugarte todo a una carta. A veces sale bien, y otras veces sale mal, y por eso será mejor que lo intentes con diversas personas a la vez. Luego lo que hagas si funciona con una es otra historia. Cuando intentas vender, es todavía más obvio. Si ya es malo depender de un cliente, peor es depender de la aprobación o la negativa de un mero prospecto. Muévete y conoce a muchos.

10º- Atrévete a dar el paso

Aunque te decía que tienes que ser paciente y no presionar, también te hable de demostrar seguridad. Esto implica que en algún momento te lances. En una cita romántica, no vas a preguntar “¿te puedo besar?” lo haces y ya está. En una reunión comercial, tampoco le vas a pedir permiso al cliente para intentar venderle algo, lo harás cuando estimes que las condiciones sean favorables.

Fuente: crearmiempresa

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que aceptas su uso. Las cookies para el seguimiento se insertaran en 20 seg. Puede obtener más información o conocer cómo cambiar su configuración del navegador, en nuestra política de cookies
Copyright © 2016. Todos los derechos reservados | Aviso legal |
Subir