¡ENTÉRATE DE TODAS LAS OPORTUNIDADES DE NEGOCIO!
Email:
Provincia:

Acepto las condiciones y política de privacidad
boletin novedades

La creatividad en el emprendimiento

01 de Abril de 2015.

emprendimientoEmprender tiene mucho que ver con la creatividad. Pocas veces los propios emprendedores son conscientes de ello pero el mero hecho de poner en marcha una idea empresarial requiere de una gran capacidad de creatividad. Básicamente porque al igual que el escritor se enfrenta al folio en blanco y el pintor al lienzo vacio, el emprendedor tiene que construir realidad en base a una fantasía.

La creatividad está presente en todas las fases de creación. El principio, la idea, a excepción de participar en franquicias. Hay que generar una idea que te lleve al éxito. [Al menos este debe ser el planteamiento que tienes que tener cuando empiezas] Ideas hay muchas y casi todos los negocios están medio inventados o hay alguno que se le parece mucho. Pues bien, ese momento en el que se tiene la idea y sabes por qué lo vas hacer y entiendes que tú lo vas a hacer de forma diferente, vas a mejorar algo en el proceso, producto o servicio y le vas a dar otro enfoque. Todo esto es parte de tu creatividad. Por supuesto, si encima es una idea revolucionaria y vas a explotar un nicho semi virgen, tienes mucha más creatividad y sobretodo visión de negocio.

Llega el punto de definir y plasmar de alguna forma tu idea. Léase hacer un plan de negocio, un lean canvas, una hoja de ruta, una estrategia de ingresos, llámalo como quieras, pero es entrar a estructurar todo más allá de tu cabeza o vuestra cabeza si sois socios. Aquí vuelve la creatividad quizás con más fuerza que antes, sobre todo cuando hablamos de un punto crítico, la parte económica.

Reducir costes y la inversión inicial es una de las primeras y más fuertes barreras que tiene un emprendedor. Aquí tener una mente original y capaz de explorar las opciones fuera del camino es una baza muy importante. Cada idea de negocio y su modelo de explotación hacen que haya casi infinitas posibilidades de desarrollar ideas, y que para mi que escribo estas líneas, sea muy complicado dar recomendaciones concretas, porque lo más seguro es que no te sirvan. Hay una serie de preguntas que siempre vienen bien hacerse en este punto. La más recurrente es: “¿Es necesario….?” Por mi experiencia puedo decir que muchas veces se plantean cosas que a priori no son necesarias. Aquí es donde resuenan las siglas PMV, producto mínimo viable. Aplícalo en todo lo que hagas. Usa tu creatividad y piensa sin filtro o barreras. Por poner un ejemplo concreto. En una ocasión llegó a mi  una persona que se dedicaba a vender las típicas manualidades. Su idea era profesionalizar su hobby y sacarse un dinero extra. Llegó con la idea de una tienda física apoyada con un e-comerce. Muchísimo gasto.

Después de una sesión de trabajo conjunto, eliminamos completamente esos gastos y simplificamos. Para vender offline, colocaría un pequeño expositor en tiendas físicas que ya existan que vendan productos complementarios al suyo. En el mundo online, una web o una tienda online aunque sea tipo blog equivale a mucho trabajo y tiempo. Lo simplificamos y unificamos con su criterio de promoción y publicidad. Desarrollo de marca personal en las redes sociales más óptimas para su tipo de producto y publicidad incluyendo los datos para la venta del producto. Por supuesto que en el plan de empresa, la idea a más medio-largo plazo era que una vez testeado el mercado y comprobado que había beneficios, con ese dinero invertir en una web de venta o en crear una tienda física. Pero como he dicho, después de saber que genera esos primeros ingresos y puede ser viable hacer la inversión sin perder dinero.

Después llega el momento de la realidad y de gestionar todo. Aquí algo de vital importancia es saber pivotar la idea de negocio. Probar, probar y probar. Para eso se vuelve a necesitar el ingenio y la creatividad para encontrar fórmulas diferentes. Hay una frase muy buena y que está muy quemada: “Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes” El fallo está en que pocas personas que la dicen realmente la ponen en práctica.

No tengas miedo a los cambios, y a probar cosas. Grandes inventos de la humanidad han surgido o bien por error o bien por casualidad. Un ejemplo muy claro de lo que digo es Cristobal Colón con América. Quiso abrir una nueva ruta hacia las indias y se encontró todo un continente. Otro gran ejemplo es Alexander Fleming, trabajando en otro proyecto se dió de cabeza con un hongo que cambiaría el rumbo de la medicina gracias a la penicilina.

¿Quién puede decir que gracias a un cambio que hagas tú no puedes ser el siguiente que cambie el mundo de los negocios?

Fuente: www.planemprendedor.com/la-creatividad-en-el-emprendimiento/

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que aceptas su uso. Las cookies para el seguimiento se insertaran en 20 seg. Puede obtener más información o conocer cómo cambiar su configuración del navegador, en nuestra política de cookies
Copyright © 2016. Todos los derechos reservados | Aviso legal |
Subir